El Atrio, símbolo del Pacto inicial

El Atrio, como entrada al tabernáculo, es símbolo del primer pacto con elementos hechos de madera de acacia y cubiertos de bronce lo que nos habla del juicio sobre la humanidad de Yehoshúa donde la sangre de los animales y el agua que purificaba a los sacerdotes eran sombra de su ministerio profético y sacerdotal (ver, He.4:14-16, 5:1-10).

El Lugar Santo es un lugar cubierto que nos guía a la santificación y es símbolo de la perfección en el pacto que juro Hashem por sí mismo entregándose en sacrificio para manifestar la salvación en Yehoshúa Ha-Mashíaj resucitado en gloria por eso sus elementos son de oro puro como señal de la santidad y pureza en Su Redención. Todo esto es lo que se nos describe como "una obra primorosa de la más grande EJAD" para manifestar en el creyente ese poder que levantó a Yehoshúa Ha-Mashíaj del sepulcro y que transforma y renueva la mente de cada uno de sus llamados para vivir en fidelidad y santidad.

El Tabernáculo

“Asimismo harás el atrio del tabernáculo. Al lado meridional, al sur, tendrá el atrio cortinas de lino torcido, de cien codos (45 m.) de longitud para un lado”.
"Hizo asimismo el atrio; del lado sur, al mediodía, las cortinas del atrio eran de cien codos (45 m.), de lino torcido”.
10 “Sus columnas eran veinte, con sus veinte basas de bronce; los capiteles de las columnas y sus molduras, de plata”.
11 “Y del lado norte cortinas de cien codos (45 m.); sus columnas, veinte, con sus veinte basas de bronce; los capiteles de las columnas y sus molduras, de plata.
12 Del lado del occidente, cortinas de cincuenta codos (22.5 m.); sus columnas diez, y sus diez basas; los capiteles de las columnas y sus molduras, de plata.
13 Del lado oriental, al este, cortinas de cincuenta codos (22.5 m.); 14 a un lado cortinas de quince codos (7 m.), sus tres columnas y sus tres basas; 15 al otro lado, de uno y otro lado de la puerta del atrio, cortinas de quince codos (7 m.), con sus tres columnas y sus tres basas.
16 Todas las cortinas del atrio alrededor eran de lino torcido.
17 Las basas de las columnas eran de bronce; los capiteles de las columnas y sus molduras, de plata; asimismo las cubiertas de las cabezas de ellas, de plata; y todas las columnas del atrio tenían molduras de plata”.

El Atrio

“Todas las estacas del tabernáculo y del atrio alrededor eran de bronce” anunciando que los animales sacrificados no llevarían el pecado en su muerte. Vendría el Cordero que en su muerte quitaría el pecado de “todo aquel que en Él cree”, llevándolo al corazón de la tierra: “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches”