PASO 3

Liberación de la esclavitud del pecado

Calendario Bíblico

16 de Abib o Nisán a 6 de Siván o Iyyar

A. AL LIBERTAR ISRAEL
Éx.14: 1-28

16 de Abib o Nisán a 6 de Siván o Iyyar

B. ESTATUO DEL PADRE ETERNO
Lv.23:15-19
Dt.16:9-10 

Espera del Rúaj HaKodesh

C. PRIMERA VENIDA DEL MASHÍAJ (MESÍAS)
Lc.22:39-46
Mt.27:46-66
He.10:26-29 

Desde el segundo día de “Pésaj” (Yehoshúa en el Sepulcro) se inicia el conteo de 50 días para “Shavuot”, que es cuando el Rúaj HaQódesh se manifiesta a los discípulos de Yehoshúa.

Primer cortina de separación

Elemento del Templo para putificación de los participantes

A. Al libertar Israel

 "Habló Hashem a Moisés, diciendo:
2 Di a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal-zefón; delante de él acamparéis junto al mar.
3 Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado.
4 Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Hashem. Y ellos lo hicieron así.
5 Y fue dado aviso al rey de Egipto, que el pueblo huía; y el corazón de Faraón y de sus siervos se volvió contra el pueblo, y dijeron: ¿Cómo hemos hecho esto de haber dejado ir a Israel, para que no nos sirva? 6 Y unció su carro, y tomó consigo su pueblo; 7 y tomó seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y los capitanes sobre ellos.
8 Y endureció Hashem el corazón de Faraón rey de Egipto, y él siguió a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa.
9 Siguiéndolos, pues, los egipcios, con toda la caballería y carros de Faraón, su gente de a caballo, y todo su ejército, los alcanzaron acampados junto al mar, al lado de Pi-hahirot, delante de Baal-zefón. 10 Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Hashem.
11 Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? 12 ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.
13 Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Hashem hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.
14 Hashem peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
15 Entonces Hashem dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen.
16 Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.
17 Y he aquí, yo endureceré el corazón de los egipcios para que los sigan; y yo me glorificaré en Faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería; 18 y sabrán los egipcios que yo soy Hashem, cuando me glorifique en Faraón, en sus carros y en su gente de a caballo.
19 Y el ángel de Hashem que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, 20 e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros.
21 Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Hashem que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas.
22 Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda.
23 Y siguiéndolos los egipcios, entraron tras ellos hasta la mitad del mar, toda la caballería de Faraón, sus carros y su gente de a caballo.
24 Aconteció a la vigilia de la mañana, que Hashem miró el campamento de los egipcios desde la columna de fuego y nube, y trastornó el campamento de los egipcios, 25 y quitó las ruedas de sus carros, y los trastornó gravemente. Entonces los egipcios dijeron: Huyamos de delante de Israel, porque Hashem pelea por ellos contra los egipcios.
26 Y Hashem dijo a Moisés: Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas vuelvan sobre los egipcios, sobre sus carros, y sobre su caballería.
27 Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar, y cuando amanecía, el mar se volvió en toda su fuerza, y los egipcios al huir se encontraban con el mar; y Hashem derribo a los egipcios en medio del mar.
28 Y volvieron las aguas, y cubrieron los carros y la caballería, y todo el ejército de Faraón que había entrado tras ellos en el mar; no quedó de ellos ni uno”.

B. Santa Convocación de ensayo

La cuenta del Ómer

Mandamiento que se guarda durante 50 días y que conecta Pésaj con la Convocación de las Semanas Shavuot. Las siete semanas entre Pésaj y Shavuot tienen el potencial espiritual para darnos la habilidad de hacer que nuestras historias se desarrollen manifestando cada día nuestros hechos y, así identificar qué nos está impidiendo en el crecimiento y madurez espiritual.

“Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán.
16 Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Hashem”.
“Siete semanas contarás; desde que comenzare a meterse la hoz en las mieses comenzarás a contar las siete semanas.
10 Y harás la fiesta solemne de las semanas a Hashem tu Dios; de la abundancia voluntaria de tu mano será lo que dieres, según Hashem tu Dios te hubiere bendecido”.
“Y contarás siete semanas de años, siete veces siete años, de modo que los días de las siete semanas de años vendrán a serte cuarenta y nueve años.
9 Entonces harás tocar fuertemente la trompeta en el mes séptimo a los diez días del mes; el día de la expiación haréis tocar la trompeta por toda vuestra tierra.
10 Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores; ese año os será de jubileo, y volveréis cada uno a vuestra posesión, y cada cual volverá a su familia.
11 El año cincuenta os será jubileo; no sembraréis, ni segaréis lo que naciere de suyo en la tierra, ni vendimiaréis sus viñedos, 12 porque es jubileo; santo será a vosotros; el producto de la tierra comeréis.
13 En este año de jubileo volveréis cada uno a vuestra posesión.
14 Y cuando vendiereis algo a vuestro prójimo, o comprareis de mano de vuestro prójimo, no engañe ninguno a su hermano.
15 Conforme al número de los años después del jubileo comprarás de tu prójimo; conforme al número de los años de los frutos te venderá él a ti.
16 Cuanto mayor fuere el número de los años, aumentarás el precio, y cuanto menor fuere el número, disminuirás el precio; porque según el número de las cosechas te venderá él. 17 Y no engañe ninguno a su prójimo, sino temed a vuestro Dios; porque yo soy Hashem vuestro Dios.
18 Ejecutad, pues, mis estatutos y guardad mis ordenanzas, y ponedlos por obra, y habitaréis en la tierra seguros;
19 y la tierra dará su fruto, y comeréis hasta saciaros, y habitaréis en ella con seguridad”.

C. Verdad espiritual que atavía con Santidad a la novia

Unidad de propósito e identidad con nuestro Elohim, lo cual se adquiere al congregarse, orar e instruirse en las Sagradas Escrituras (Ejad)

"Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron.
40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.
41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.
44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.
45 Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza;
46 y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación".

La oración, es el arma poderosa con la que se ataca la tentación que trae como fruto el pecado, Mr.14:38 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 

"Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?"

En este versículo hay error de traducción, no es posible que Yehoshúa manifieste desamparado o abandono porque siendo el mismo Anciano de Días, el Creador de los Cielos y la tierra el mismo que Juró por sí mismo el Pacto de la promesa porque no había otro mayor que Él, en ese momento haya manifestado: ¿por qué me has desamparado?, Si para ello había venido.

"Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.
51 He aquí, el velo del Templo se rasgó en dos, de arriba a abajo; y la Tierra tembló y las rocas se partieron".

"Entregó el espíritu" se refiere a que entregó su vida voluntariamente abriendo así la primera cortina que separa el atrio del Lugar Santo. Dando libre entrada al Lugar Santo donde se encuentran los elementos que simbólicamente representan el poder de la Torah.

Es necesario resaltar que las rocas que se rompieron representan proféticamente corazones que se quebrantan "siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón" (2Co. 3:3).

 Pero...han quedado rocas o corazones endurecidos por el pecado, razón por la cual siempre estarán por fuera del santuario, apunta a aquellos que no ven posible apartarse del pecado porque realmente no han conocido el poder de la fidelidad de Dios.

Tradicionalmente se ha enseñado que la cortina que se rasgó al morir Yehoshúa fue la que separa el Lugar Santo del Santísimo (segunda cortina), este error lleva a pensar que quien practica el pecado no tiene obstáculos para ingresar al Lugar Santísimo, lo cual contradice completamente las Sagradas Escrituras.

"Porque sí pecaremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, 27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.
28 El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o tres testigos muere irreprensiblemente.
29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto con la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?".

En el versículo 29 el traductor comete error, identifiquemos el error en las siguientes dos partes:

1. "Y tuviere por inmunda la sangre del pacto", la palabra inmunda no puede ser aplicada para hacer referencia a la sangre de Yehoshúa. Sangre en las Escrituras es: muerte o, sacrificio de un inocente, no se hace referencia al líquido sanguíneo.

2. Con la cual fue santificado, nunca una persona que haya sido redimida y santificada tiene por inapropiado y no apto el sacrificio de su Redentor y Salvador, quien ha recibido el conocimiento en la verdad y comete pecado no ha sido aun preparado para el arrepentimiento, está en el proceso de enseñanza para llegar a la redención y santificación en el sacrificio de Yehoshúa Ha-Mashíaj.