PASO 5

Obediencia a los mandamientos para santificación

Calendario Bíblico

6 de Siván o Iyyar

A. AL LIBERTAR ISRAEL
Éx.25:23-30
Lv.24:5-9
Éx.19:10-11
Dt.5:1-22 

6 de Siván o Iyyar

B. ESTATUO DEL PADRE ETERNO
Lv.23:15-22

Envío del Rúaj HaKodesh

C. PRIMERA VENIDA DEL MASHÍAJ (MESÍAS)
Jn.14:26
Hch.2:1-8
Jn.14:15-18
Mt.25:1-13 

Mesa de los panes de la proposición

Elemento del Templo para putificación de los participantes

A. Al libertar Israel

"Harás asimismo una mesa de madera de acacia; su longitud será de dos codos, y de un codo su anchura, y su altura de codo y medio.
24 Y la cubrirás de oro puro, y le harás una cornisa de oro alrededor.
25 Le harás también una moldura alrededor, de un palmo menor de anchura, y harás a la moldura una cornisa de oro alrededor.
26 Y le harás cuatro anillos de oro, los cuales pondrás en las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas.
27 Los anillos estarán debajo de la moldura, para lugares de las varas para llevar la mesa.
28 Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de oro, y con ellas será llevada la mesa.
29 Harás también sus platos, sus cucharas, sus cubiertas y sus tazones, con que se libará; de oro fino los harás.
30 Y pondrás sobre la mesa el pan de la proposición delante de mí continuamente".

“harás asimismo una mesa de madera de acacia, y la cubrirás de oro puro” esta mesa es símbolo y testimonio del poder, la pureza y la santidad del verbo “Meymra” de Elohim “hecho carne, Cristo el pan de vida”.

"Y tomarás flor de harina, y cocerás de ella doce tortas; cada torta será de dos décimas de efa.
6 Y las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, sobre la mesa limpia delante de Hashem.
7 Pondrás también sobre cada hilera incienso puro, y será para el pan como perfume, ofrenda encendida a Hashem.
8 Cada día de reposo lo pondrá continuamente en orden delante de Hashem, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo.
9 Y será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo; porque es cosa muy santa para él, de las ofrendas encendidas a Hashem, por derecho perpetuo".

"Y tomarás flor de harina, y cocerás de ella doce tortas Y las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, Y será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo” el comer este rico pan era un privilegio exclusivo para los sacerdotes después de ofrecer un cordero en sacrificio por los pecados de cada uno y haberse lavado con agua, y así ser santificados para entrar en el lugar santo y comer el pan; nuestro Adón Yehoshúa Ha-Mashíaj ha abierto la cortina dando entrada libre para todo aquel que en Él confía para que disfrute de este rico pan que es Su Palabra.

"Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida".
"Y Hashem dijo a Moisés: Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana; y laven sus vestidos, 11 y estén preparados para el día tercero, porque al tercer día Hashem descenderá a ojos de todo el pueblo sobre el monte de Sinaí.
"Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra.
2 Hashem nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb.
3 No con nuestros padres hizo Hashem este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos.
4 Cara a cara habló Hashem con vosotros en el monte de en medio del fuego.
5 Yo estaba entonces entre Hashem y vosotros, para declararos la palabra de Hashem; porque vosotros tuvisteis temor del fuego, y no subisteis al monte. Dijo: 6 Yo soy Hashem tu Dios, que te saqué de tierra de Egipto, de casa de servidumbre.
7 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
8 No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
9 No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Hashem tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 10 y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
11 No tomarás el nombre de Hashem tu Dios en vano; porque Hashem no dará por inocente al que tome su nombre en vano.
12 Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Hashem tu Dios te ha mandado.
13 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 14 más el séptimo día es reposo a Hashem tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú.
15 Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Hashem tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Hashem tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo.
16 Honra a tu padre y a tu madre, como Hashem tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Hashem tu Dios te da.
17 No matarás.
18 No cometerás adulterio.
19 No hurtarás.
20 No dirás falso testimonio contra tu prójimo.
21 No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
22 Estas palabras habló Hashem a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz; y no añadió más. Y las escribió en dos tablas de piedra, las cuales me dio a mí”.

B. Santa Convocación de ensayo

Shavout (Convocación de las Semanas)

Estatuto de Nuestro Padre Eterno

"Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán.
16 Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Hashem.
17 De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Hashem.
18 Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Hashem, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Hashem.
19 Ofreceréis además un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz.
20 Y el sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Hashem, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Hashem para el sacerdote.
21 Y convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que habitéis por vuestras generaciones”.

C. Verdad espiritual que atavía con Santidad a la novia

Recibir la inmersión en el Rúaj HaKodesh (Teviláh en Fuego)

“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.
"Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.
6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.
7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?”.
"Si me amáis, guardad mis mandamientos.
16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.
20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. "

Nuestro Adón Yehoshúa Ha-Mashíaj ha puesto a prueba nuestro amor por Él, porque el verdadero amor es la fidelidad a sus mandamientos, ésta es la condición ineludible para recibir la promesa de el Rúaj Haqódesh.

"Entonces el Reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.
2 Cinco de ellas era prudentes y cinco insensatas, 3 las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; 4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.
5 y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
6 y a la media noche se oyó un clamor: aquí viene el esposo; salid a recibirle! 7 entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas, 8 y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.
9 Más las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.
10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.
11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, Señor, ábrenos! 12 mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir".

Estas cinco vírgenes insensatas no estaban preparadas por no haber entrado por la puerta estrecha que es donde se encuentra el camino iluminado con la luz de la Palabra que es nuestro Adón Yehoshúa Ha-Mashíaj, por eso Él les dijo: "No os conozco". Es necesario tomar conciencia donde hemos puesto nuestro corazón, pues solo la fidelidad refleja el verdadero amor por nuestro Padre Eterno y por su Hijo, si no hay obediencia es probable que aun la persona esté transitando por la puerta ancha y atractiva del mundo donde no se puede recibir la completa obra de el Rúaj HaQódesh que nos guía a la verdad y a la Justicia.

PASO 5
Fidelidad a las leyes y mandamientos para Santificación