Perdonar para recibir perdón

“Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale.
4 Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale”.
“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete”.

YHWH nuestro Elohim como Padre perfecto conoce nuestras emociones y debilidades humanas (2Pedro 3:9).

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;
15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”.

Perdonar, “Rectificar, Restituir y Restaurar (Tikún) son virtudes que se reciben del “PADRE ETERNO” manifestándose por medio del creyente.

Ver testimonio de Zaqueo, Lc.19:2-7.

Zaqueo creyó en el poder de la Palabra que salía de la Boca de Yehoshúa. Zaqueo era un hombre reconocido en Jericó por ser jefe de los publicanos y recolector de impuestos, los judíos despreciaban a uno de su pueblo que servía a Roma para oprimir a su propia nación, además él se enriqueció cobrando a algunos impuestos más de lo legalmente establecido por Roma, por esta razón era visto como un hombre muy pecador.

“Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”.

El arrepentimiento de Zaqueo se manifestó públicamente con un gran deseo de rectificar y poner su vida bajo la voluntad de Elohim al despojarse de la mitad de sus riquezas para darla a los pobres, y la otra mitad para indemnizar a sus víctimas de cobro excesivo de impuestos.

“Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.
10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

Yehoshúa, conociendo que el arrepentimiento de Zaqueo era verdadero y que el deseo de su corazón era la salvación de su alma, le dice: “Hoy ha venido la salvación a esta casa”.

La salvación lleva al creyente a un estado en el cual se experimenta un gozo profundo al reparar los daños causados durante una vida de ignorancia y pecado que nos ha separado y apartado de Elohim, a medida que se practica y se multiplica la bondad de restituir a la familia, a la comunidad, etc. los creyentes traemos bendición y luz a la tierra, lo cual testifica y glorifica verdaderamente el nombre de nuestro Padre Celestial.

Para entender este tema es necesario ir al origen de los acontecimientos:

“Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios”.
“Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas.
16 Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas”.*

BARECAT-CARBUNCLO O ESMERALDA ROJA: Era una multicolor gema centelleante, la cual fulguraba como fuego y como numero tres fue puesta en la primer hilera del Pectoral (Ex.39:8-10) asignada a LEVY tercer hijo de Jacob (Gn.29:31-35), descendencia que iluminaron al mundo con la enseñanza del Toráh.

El nombre de esta piedra en hebreo es “Barecat” proviene de la palabra “barak” que significa relámpago o haz de luz. Estas piedras de “Carbunclo” o, Esmeralda roja fueron labradas y escritas con el Dedo de YHWH (Ex.31:18) y entregadas a Moisés en el Monte para que su pueblo fuera iluminado y guiado en obediencia con el poder del “Verbo Eterno”, pero el hombre por su pecado no pudo recibir la gloriosa Luz que obraría la Fe y la renovación en la esperanza para entrar a la tierra prometida.

"Y YHWH dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste”.

Estas nuevas tablas labradas por el hombre pero escritas con el dedo de Elohim, fueron guardadas como testimonio en el Arca del Pacto hasta que se cumpliese el tiempo del nuevo pacto en nuestro Adon Yehoshúa quien escribirá en el corazón del creyente arrepentido sus Leyes Estatutos y Mandamientos, haciendo que en cada creyente se manifieste la poderosa Luz del Verbo del Padre Eterno.  

” Este es el pacto que haré con ellos
Después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré, 17 añade:
Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones”.
"Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo;
17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.
18 Venid luego, dice YWHW, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana."